Feb 05 2011

HISTORIAS DE LA VIDA RURAL EN LA PUEBLA DE CAZALLA (III): “AGUA DIOS Y VENGA MAYO”

Publicado en ARCHIVOS,FONOTECA

La Puebla de Cazalla ha sido tradicionalmente, y todavía lo es en una importante medida, una comunidad agraria, por este motivo no es de extañar que abunde en su imaginario todo lo conectado con la agricultura y, singularmente, con todo aquello que tiene que ver con las diversas relaciones que entablan los diferentes actores intervinientes en las labores y faenas agrícolas.


Aunque en La Puebla podemos observar, al igual que en el resto de Andalucía, la clásica división de la población campesina entre una minoría de propietarios de tierras y una mayoría de jornaleros que trabajan para los primeros, quizás esta división presente algunas peculiarides que acaso puedan tener su origen histórico en la forma concreta en que tiene lugar la fundación de la villa por los condes de Ureña en los albores del siglo XVI.



En efecto, en la Carta Puebla otorgada para promover la repoblación, se dispone la entrega a los que estuvieran dispuestos a establecerse aquí, de suertes de tierra de igual extensión que predisponía la conformación posterior de un campesinado relativamente homogéneo de pequeños propietarios, a los que en esta parte de Andalucía solemos llamar mayetes o pelentrines, en detrimento quizás de las grandes concentraciones de la propiedad que en nuestro pueblo prácticamente quedaron reducidas a una o dos familias de grandes terratenientes.


Siendo esto así, lo esperable es que muchas relaciones sociales, tensiones y conflictos tuvieran como protagonistas a los dos grupos mayoritarios, el de mayetes y jornaleros, siendo además que muchas veces sus intereses eran contrapuestos como se refleja en lo que se cuenta en la grabación que hoy os ofrecemos, y a la que podéis acceder pulsando sobre el reproductor situado más abajo de la última ilustración.




Reproducir

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

2 comentarios

2 comentarios en “HISTORIAS DE LA VIDA RURAL EN LA PUEBLA DE CAZALLA (III): “AGUA DIOS Y VENGA MAYO””

  1. Arturoel 07 Feb 2011 a las 23:02

    Me ha interesado mucho, a ver si sacáis algo sobre los mayetes de La Puebla.

  2. Juanel 05 Feb 2011 a las 18:46

    Yo estuve dos años cogiendo aceitunas en la Venta la Romera, donde yo me crié hasta los 4 años, y fue cuando tuve 16 y 17 años. Todos los aceituneros por entonces venían de La lantejuela, menos un banco de La Puebla, que éramos nosotros porque mi hermano era el carrero y luego había la mujer del Triznina que era el que pesaba las aceitunas cuando se recogían, pero esta señora la cogía con los de la familia del manijero. Bueno el caso es que el primer año lo hice de mujer, o sea de rodillas en el suelo y además yo era el encargado de llevar el zarandón. Pero los aceituneros de La Lantejuela no usaban zarandón, sino un soplete o soplillo especie de U grande y con eso aventaban las aceitunas. Yo al ver el zarandón me he acordado que me llamaban Juanillo y su guitarra porque siempre lo llevaba a cuesta de olivo en olivo, así como en los traslados. Me acuerdo también que cuando mis hermanas cogían del telón los racimos de aceitunas junto con las hojas de los olivos me hacián un montón y entonces yo me sentaba y con esa postura las cogía. Recuerdo por ello que todo el mundo se reía en verme de esa postura pero yo que apenas había salido al campo a trabajar no aguantaba mucho estar de rodillas y eso que había estado tres años en un Seminario y de rodillas estaba mucho tiempo, pero eso de estar en esa postura y además agachado era demasiado trabajo para mí. Así que no era extraño que las gentes se rieran de mi manera de actuar. Podría estar contando un rato mis torpezas camperas pero lo que quería contar era de mi querido y recordado zarandón.

Escribe un comentario

Normas de uso:
1. Esta es la opinión de los internautas, no de el blogmorisco.es
2. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
3. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*