Oct 15 2011

EN LA PUEBLA DE CAZALLA HOMENAJE A FERNANDO EL DEL CENTRAL

Para aquellos que todavía no lo sepan, a nuestro querido paisano y amigo D. Fernando Guerrero Andrade, Fernando el del Central como cariñosamente le llamamos todos, se le concedió recientemente por parte del presidente del gobierno andaluz D. José Antonio Griñán, una de las distinciones al mérito laboral que anualmente se entregan por parte de la Junta de Andalucía, en un acto cuya gran solemnidad se correspondía plenamente con el mérito contraído por los premiados, y que sirvió para dar reconocimeinto público de toda una vida consagrada al servicio diario a los demás a través de su dedicación profesional respectiva.


Fernando en el acto de entrega de la distinción junto al presidente de la Junta y el Consejero de Empleo


Seguro que el caso de los demás premiados, distintas personalidades más o menos conocidas de diversos ámbitos sociales, económicos y culturales andaluces, es idéntico al de Fernando, pero en el de éste los moriscos tenemos constancia fehaciente y directa de los singulares merecimientos que fundamentan la distinción efectuada de su persona, porque pertenece Fernando, en efecto, a esa generación de españoles cuya infancia se desarrolló en plena postguerra, y por tanto en unas condiciones extremadamente difíciles, a través de las cuales aprendió no más tarde, sino desde el primer momento, que la vida en serio.

Por eso Fernando contó con pocas oportunidades para hacer lo que hoy esperamos de todo niño o joven: que juegue, que se divierta despreocupadamente y que asista a la escuela para formarse y posteriormente acceder  a un trabajo honrado. Pero no, Fernando no dispuso de mucho tiempo para nada de eso y tuvo que ganarse la vida y el pan desde muy pronto, las malísimas condiciones de la época mandaban, y enseguida, casi un niño era, empezó a trabajar con su padre y su madre en el bar Central en el que desde entonces ha permanecido al pie de su barra por casi 60 años, que tratándose de bregar con un público todos los días se dice pronto; ya veis amigos lectores del blog, esta misma mañana antes de escribir estas líneas lo hemos visto, una vez más y como siempre, sirviendo y hablando con sus clientes de flamenco.


Fernando en compañia de su padre D. José Guerrero a mediados de los años 50 en la barra del bar Central

Pero si Fernando se ha ganado el reconocimiento de Andalucía por sus indudables méritos como trabajador, los moriscos que le tratan, sus clientes, familiares y amigos, estamos seguros de que mostrarían su acuerdo con nosotros si afirmamos que lo verdaderamente notable de este hombre, con serlo mucho no es precisamente su faceta laboral; que el premio gordo que él merece de verdad de la buena es por la clase de persona que es. Y es que Fernando no tiene fallos, bueno, fallos tendrá porque no nace de madre quien carezca de ellos si exceptuamos a un famoso carpintero, pero vaya, este carpintero vivió hace 2.000 años y era de Galilea, bastante lejos de aquí por cierto, desde entonces para acá nadie más; refiriéndonos entonces a fallos que se le vean: ni uno, y mirad que eso es difícil, sin ir más lejos nosotros que ya peinamos canas y que llevamos entrando en su casa hace no menos de 40 años y casi todos los días, nunca le hemos cogido en ningún renuncio, y para no tener ni un mal sonido ya tiene la campana que estar hecha de buen metal, sobre todo cuando como él se vive en un escaparate donde tantos, y cada uno de nuestro  padre y de nuestra madre, estamos mirándole.

Y es que Fernando es la bonhomía hecha persona, de su simpatía perenne disfrutamos cada día quienes le frecuentamos y es un hecho corroborado por todos cuantos le han tratado aunque sea una sola vez; nosotros creemos que es una cuestión de agradecimiento, de agradecimiento y de bondad natural que a lo mejor en su ser son la misma cosa, que esa simpatía que él derrocha, que esas hemorragias de satisfacción que él exterioriza en su trato son ambas un regalo que le gusta hacer a sus clientes y amigos. Y reparad, amables lectores del blog, que esto es mucho más admirable aún por el hecho de que nuestro querido amigo Fernando tiene motivos para saber cómo duelen las dentelladas que, antes o después, a todos nos da la vida, y en su caso, precisamente en el cachito del alma que más puede doler a un hombre.



Cartel anunciador del homenaje a Fernando


En La Puebla de Cazalla aunque todos conocemos suficientemente a Fernando, hemos querido a propósito enfatizar en esta entrada las facetas de su personalidad, seguramente en estos días se destacarán por voces más autorizadas que la nuestra, otras como su relación y la de su bar con el mundo del flamenco, por este motivo nosotros no añadiremos nada a eso pero algo que quizás es menos conocido, y que nos gustaría aportar, tiene que ver con el papel de su local en los entresijos de la pre-Transición en nuestro pueblo cuando aún en España padecíamos los últimos y dolorosos coletazos de la dictadura.

Vaya por delante que Fernando no es un hombre político ni nunca lo ha sido, pero allá en los años 1.973, 74 y 75 el Central era en La Puebla de Cazalla el lugar de encuentro oficioso de la oposición política al régimen de Franco. Había otros, desde luego, pero en el Central aquellos que nos oponíamos a la dictadura, cuando ni había, ni podía haber sedes ni locales de los partidos porque estaban duramente perseguidos, encontrábamos en el suyo una hospitalidad que solo era posible por la complicidad y solidaridad de su dueño. En un pequeño reservado que antiguamente existía en el bar, antes de que Fernando procediera a la reforma que le otrogó su fisonomía actual y que estaba situado en un patio paredaño con el ayuntamiento, allí se celebraron algunas reuniones de los partidos de la oposición, de la Junta Democrática y de la Joven Guardia Roja, cosa imposible que sucediera sin la imprescindible comprensión y tolerancia de nuestro amigo, comprensión y tolerancia que pudieron haberle costado caras, así de complicados eran aquellos tiempos, pero que sin embargo nunca fueron escatimadas por él.


Fernando en una de sus facetas más conocidas, la de aficionado al flamenco

Por todos estos motivos, y más sencillamente dicho porque se lo merece, un grupo de sus numerosos amigos ha organizado un acto de reconocimiento (¿por qué no llamarlo homenaje que es su verdadero nombre?) a Fernando al que invitan a todos los moriscos que deseen sumarse al mismo y al que desde luego nos adherimos de todos corazón desde el Blog Morisco. Si con vuestra presencia queréis haceros cómplices del acto y trasmitir al homenajeado el testimonio de vuestra amistad, respeto y consideración a lo que desde luego os animamos, los detalles de dicho acto los podéis consultar agrandando la imagen del cartel que lo anuncia que os acabamos de ofrecer más arriba. Ojalá ese día los salones del Jardal estén de bote en bote y Fernando el del Central pueda saber que el afecto y el cariño que él profesa a toda su clientela y amigos es correspondido por ésta en la misma medida. Y desde estas páginas desearle, en ese día y en lo por venir, lo mejor para él y para su familia: ¡Salud y libertad, amigo Fernando!

¡Ah! y que se sepa: el mejor café solo largo de España, se sirve en el Gran Café Central de La Puebla de Cazalla.

Para finalizar este pequeño detalle de cariño para nuestro amigo Fernando, os ofrecemos un cantecito suyo por soleares de Alcalá, veréis con cuánto gusto y conocimiento está ejecutado. Amigos, disfrutad con su escucha pulsando a continuación en el reproductor.


Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

8 comentarios

8 comentarios en “EN LA PUEBLA DE CAZALLA HOMENAJE A FERNANDO EL DEL CENTRAL”

  1. Juanel 06 Nov 2011 a las 18:31

    Hablar del Central y al mismo tiempo recordarlo en los años de mi juventud, es hablar de un bar con mayúsculas. Cuando yo tenía por ejemplo 15 años, no frecuentaba el Central, pero sí algunas tascas que eran más acordes (y sin querer quitarle ningún mérito por ello), digamos con mi categoría. Porque el entrar en el Central, era ya signo de ser ya un hombre hecho y derecho, donde en la puerta (Plaza del Ayuntamiento) te podían contratar los capataces y manijeros, enviados por sus respectivos cortijos y haciendas, y donde además ya te podías tomar unos vasos de vino como hombre que ya se era o casi, y se codeaba uno con gentes de más edad, precisamente por haber trabajado con ellos en alguna otra ocasión.
    Por ello, hablar del Central, es hablar de un bar de categoría o, por lo menos, es a lo que en mi recuerdo, siento.
    Yo cuendo voy a La Puebla, casi cada día por la mañana me tomo un cortado, saludando a Fernando y él con agrado me saluda también , así como a algunos conocidos míos como Federico de la pescadería y algunos otros y es entonces cuando nos ponemos a recordar alguna cosa que otra de los pasados tiempos que, como todos sabemos son los más recordados.
    Me ha dado una gran alegría que le hayan dado ese merecido o parecido homenaje a su dilatada labor del día a día, lo cual tiene que ser muy gratificante para quien lo recibe.
    Yo cuando vaya a La puebla lo felicitaré, pero como tardaré en ir, espero que alguien lo haga en mi nombre y para que no se confunda de hermano que le diga que soy Quijada el que fue seminarista, y verá como se acuerda de mí. Así que un abrazo para Fernando de todo corazón.

  2. José Sancho Pérezel 02 Nov 2011 a las 21:33

    Bueno queridos paisanos desde estas paginas del blog morisco quiero felicitar a Fernando porque yo que desde que empce a trabajar en la hosteleria con 16 años se muy bien lo que es estar detras de una barra durante 60 años por eso le felicito y deseo todo lo mejor aunque no soy un buen cliente de bares casi nunca entro si esque entro aoguna vez Felicidades Fernando

    José Sancho

  3. Paco den ARDALESel 31 Oct 2011 a las 10:28

    Aunque no soy de La Puebla me considero casi morisco y conozco a Fernando desde aquellas primeras Reuniones de Cante Jondo.
    Me sumo al justísimo homenaje y proclamo que con unos pocos de Fernandos otro gallo nos cantara.
    Un abrazo Fernando amigo
    Paco de Ardales

  4. PACO CAliloel 30 Oct 2011 a las 14:41

    A mi gran amigo Fernando ex jefe y una formidable persona,a la que admiro y que por derecho propio se merece ese homenaje al cual me hubiera gustado asistir pero por distancia y trabajo no puede ser; desde s. antonio IBIZA mi felicitación para este gran hombre con el que aprendí mucho a su lado.

  5. Paco Mármolel 28 Oct 2011 a las 19:29

    Fernando es una de las personas mejores que he conocido, no solo en La Puebla, sino en toda mi vida.
    Me alegré un montón cuando me enteré que la Junta de Andalucía le había otorgado la Medalla del Trabajo, en reconocimiento a más de 50 años dedicado al servicio de su profesión.
    Le hice esta letrilla por Soleá:
    No hay premio más merecío / ni medalla más cabal
    que la que le dió la Junta / a Fernando el del Central.
    Me hubiese gustado estar ahí este día 31, pero otros compromisos me impiden ir a La Puebla.
    Un fuerte abrazo a Fernando, y a todos los que estais preparando este merecidísimo Homenaje.
    Paco Mármol.

  6. M.C.Mel 16 Oct 2011 a las 16:07

    Me alegro mucho por Fernando, se lo merecia,toda una vida dedicada a servir a los demas, con lo que ello conlleva,es decir (ver,oir y callar) por que en esta profesion esas tres cosas son muy importantes,yo cuando voy de vacaciones suelo ir todas las mañanas a hacer un cafe con mi padre,ya que me gusta el ambiente que se respira en el bar,suelo sentarme en la terraza con la gente mayor,me gusta oirlos hablar,contar sus cosas, que son muy interesantes por que nos dan lecciones de vida.Bueno mi ehorabuena para Fernando.un saludo de una morisca en la distancia.

  7. ANAel 15 Oct 2011 a las 20:46

    Es bueno que en nuestro pueblo haya personas como Fernando, que es todo un ejemplo de respeto y tolerancia (que es muy importante en estos tiempos) además de otras virtudes que conocerán los/as que son sus amigos/as.
    ¡Felicidades por ese homenaje!

  8. fina reinael 15 Oct 2011 a las 19:25

    buen hombre y muy buena persona, merecido homenaje a Fernande del Central

Escribe un comentario

Normas de uso:
1. Esta es la opinión de los internautas, no de el blogmorisco.es
2. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
3. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*