Feb 27 2010

EL POETA SANCHO DE VILLANUEVA DE SAN JUAN (II)

Publicado en ARCHIVOS,FONOTECA

“LAS COSAS DE VALENTÍN”

Los que se fueron me llaman,
ya todo se queda atrás,
y, al final, una mañana,
una sonora campana
hará cual norma cristiana,
de mi muerte la señal.
Alguna persona inquieta,
preguntará ¿quién ha muerto?
y, otro le contestará
ha muerto José “el poeta”
por siempre descanse en paz.  

 

 Es para El Morisco Blog de una enorme satisfacción, compartir con todos los visitantes a sus páginas, esta segunda entrega sobre Sancho de Villanueva de San Juan, el poeta del pueblo. Queremos también, además de seguirle rendiendo un merecidísimo tributo de homenaje al autor de “Mis poemas son así”, agracederle a su hijo las cariñosas palabras que nos dedicó en sus últimos mensajes, así como su disposición a compartir con nosotros la obra de su padre para la que siempre estarán abiertas de par en par las puertas de este blog.

Reproducir

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

OPTIMIZADO PARA NAVEGADOR MOZILLA
ENLACE PARA NAVEGADORES I. EXPLORER (SOFTWARE CAUTIVO)
MÁS POESÍAS DEL POETA SANCHO EN BLOG DEL POETA

 

49 comentarios

49 comentarios en “EL POETA SANCHO DE VILLANUEVA DE SAN JUAN (II)”

  1. Joséel 31 Oct 2012 a las 20:05

    Hacía unos días que no ojeaba el Blog del Morisco del Poeta Sancho, ha sido para mi una alegría inmensa al ver que sus visitas superan ya las 460.000, por todas esas personas de la Puebla de Cazalla que de una forma u otra han le ido sus versos gracias a la amabilidad de ese medio muchas personas que a él lo conocían y sobre todo su hijo José Sancho sierra que esta a vuestra disposición de poderle ofrecer todos sus versos que le quedan por publicar.
    Un saludo para todos los Moriscos y a los muchos familiares que tengo en esa población tan bonita dentro de la campiña.
    José Sancho Sierra

  2. Joséel 21 Jun 2012 a las 13:20

    PÁJAROS DE MAL AGÜERO.

    Poeta soy por apodo,
    y auque en el arte algo apunto
    yo quisiera de otro moda
    poder tratar del asunto,
    como un poeta del todo.

    Mas no sé de ortografía,
    ni prosodia ni sintaxis
    ni tengo mundología
    por lo tanto no sé casi,
    cultivar la poesía.

    Hoy me lamento quejoso,
    porque nunca fui holgazán
    ni cazador licencioso
    y siempre he comido el pan,
    fruto del trabajo honroso.

    En muy raras ocasiones,
    y por muy raras razones
    hago de fuerza derroche
    por esos campos de noche,
    detrás de los perdigones.

    Y en las veces que he andado,
    con datos los justifico
    que a nadie he molestado
    ni nunca he tropezado,
    con pájaro que abra el pico.

    Siempre huí de los terrenos,
    que son de esos reyezuelos
    donde hay pájaros buenos
    siempre de soberbia llenos,
    prestos a extender el vuelo.

    ¿Cómo iba yo a ir,
    a la Huerta de la Breña
    oyendo siempre decir
    el funesto santo y seña,
    que allí suelen de pedir?.
    ¿Iba yo ir a la huerta,
    con las veces que aquí escucho
    que los pájaros de huerta
    son buenos y cantan mucho,
    y su cantada es muy cierta.

    No se precisa consejo,
    y esas aves no difamo
    ni de su cante me quejo
    pues mire usted si estoy lejos,
    y aquí llega mi reclamo.

    Pues que se vayan callando,
    que yo cuando esté pagando
    en la calle de Sevilla
    lo voy a hacer cantando,
    esta postrera quintilla.

    Cocidos en el puchero,
    Juan Copuda se los traga
    el poeta da el dinero
    que siempre dirá que paga,
    pájaro de mal agüero.

    Hoy después de tantos años le saco a los versos del Poeta Sancho con la realidad que escribía en aquella época, si hoy viviera cuantos versos sacaría a esta nueva Democracia.

    José Sancho Rodríguez. no pasada.

  3. Joséel 19 Mar 2012 a las 20:45

    Hola Francisco Recio, lo siento que en algunos versos falte alguna letra o sobre, pero si estoy muy orgulloso de que tantos amantes a la poesía lean los versos sel Poeta Sancho lo que era su deseo tal como está ocurriendo, todavía quedan muchas que poner en el blog del Morisco lo iré haciendo cuando pueda.

  4. Franciscoel 13 Mar 2012 a las 14:31

    Amigo Jose como ya sabes este año se cumplen 110 años del nacimiento de tu padre, intentaremos hacer algo aqui en su pueblo, para honrar su memoria.
    Le pido por favor tenga cuidado cuando transcribes las poesias porque hay algunas erratas, y ya sabes lo que cambia el tema con una simple letra donde no corresponde o falta.

  5. Joséel 27 Feb 2012 a las 11:18

    EL GAZPACHO DE MORÓN

    Ya Morón según declara,
    por su Radio Juventud
    para el “Gazpacho Andaluz”
    los condimentos preparan.

    La gran ciudad de Morón,
    suprimiendo la frontera
    en su epicúrea expansión,
    cada año, se supera.

    La Providencia divina,
    lo ubicó por su grandeza
    a donde la sierra empieza,
    y la campiña termina.

    De la Serranía toma,
    el rocío mañanero
    envuelto con el aroma,
    del tomillo y el romero.

    En la ibérica llanura,
    más en auge cada día
    sustenta la economía,
    que financia, tanta holgura.

    Agricultor o Industrial,
    su moderado gentío
    ni se sume en lo vulgar,
    ni se encumbra al señorío.

    Con suntuosos hoteles,
    irrecusa y limpias piscinas
    y en sus aguas cristalinas,
    se miran bellos vergeles.

    Bajo el cielo más azul,
    de la bóveda celeste
    en el concierto andaluz,
    representa el suroeste.

    En él, se emplea a fondo,
    en fraternal competencia
    puede decirse la esencia,
    del baile y del cante jondo.

    Sonrientes bailarinas,
    flexibles como la palma
    que con sus vueltas repentinas,
    la brota, el arte del alma.

    Con su gazpacho estupendo,
    de los manjares, el “as”
    Morón es feliz haciendo,
    felices a los demás.

    Auque “feria de Jamón”,
    mejor que el gazpacho suene
    no se queda en Aracena,
    y trasladarse a Morón.

    Meta también la cuchara,
    asista este año a él
    y usted, dirá ¡cosa rara!,
    está, mejor que un bisté.

    José Sancho Rodríguez.

  6. sancho-sierrael 20 Dic 2011 a las 13:08

    EL DIOS DINERO.

    De metal y de papel,
    hizo el hombre, el dios dinero
    y el atorgó tanto fuero,
    que esclavo, quedó de él.

    Y en una lid sin cuartel,
    se bate el genero humano
    sirviendo a ese dios tirano,
    que es su vida y su muerte
    y su dominio convierte,
    en un misterioso arcano.

    Dios, sádico y tremebundo,
    de ilimitado interés
    a cuyos siniestros pies,
    vive arrastrándose el mundo.

    Ni un minuto, ni un segundo,
    se aparta de su memoria
    él, es su infierno y su gloría,
    su cuna y su ataúd
    su perpetua esclavitud,
    y libertad transitoria.

    A ese dios que gracia y fruto,
    es, del vientre de la tierra
    paga el mundo en sangre y guerra,
    un elevado tributo.

    Su poder es absoluto,
    su dominio universal
    su marcha siempre triunfal,
    invisible su perfidia
    y orgullo, dimensional.

    Todo se mueve a su arrullo,
    y la mente más serena
    y sus caricias se llenan,
    de vanidad y de orgullo.

    Están al servicio suyo,
    las riquezas terrenales
    los ingentes arsenales,
    del ingenuo conocido
    y su credo es bien sabido,
    tanto tienes tanto vales.

    Sin duda lo hizo el hombre,
    en su ingrávido progreso
    sin pensar que a tato exceso,
    se llegaría en su nombre.

    No hay oprobio que le asombre,
    ni crueldad que le conmueva
    su inviolable poderío.
    que predica en el vacío
    quien a impugnarlo se atreva.

    Destierra emperadores,
    destrona ínclitos reyes
    y para él, son las leyes,
    papeles multicolores.

    Mendigos, hace señores,
    y de arbitraria manera
    cambia a social esfera,
    transforma el ludibrio en fama
    y hace una egregia dama
    de una impúdica remera.

    Por él, la honra se entrega,
    y al lenocinio se empeña
    y al son de su santo y seña,
    con lo sagrado se juega.

    Con su fiebre el hombre llega,
    más allá del paroxismo
    no hay barrera ni abismo,
    que su delirio contenga
    porque venga donde venga
    nos ilumina lo mismo.

    Burla la jurisprudencia,
    y absuelve al delincuente
    confirmando la sentencia,
    del indefenso inocente.

    Su deidad armipotente,
    no conoce lo imposible
    auque parezca increíble,
    jamás fracasó en su intento
    esgrimiendo en su argumento,
    razón, incontrovertible.

    Ese Dios, que allá en la alto,
    dicen que premia y castiga
    dígase lo que se diga,
    perdura de pruebas faltos.

    Resulta un superfluo gasto,
    el quererlo sostener
    si no demuestra un poder,
    que al dios dinero le iguale
    porque la pena no vale
    de su doctrina creer.

    Prueban hechos consumados,
    que más, que con oraciones
    se absuelven con los millones,
    los mortíferos pecados.

    Y hay antecedentes sentados,
    a atreves del mundo entero
    que hoy es el dios dinero
    el que nos salva o condena,
    y aunque aceptarlo da pena
    hoy es, el dios verdadero.

    Pudiera ser que algún día,
    la humanidad reaccionara
    y al gran dios supeditara,
    el mundo la plusvalía.

    Pienso que eso sería,
    sembrar la paz deseada
    en vez de la lucha armada,
    que causa el “vivendus” modo
    unos con falta de todo
    y otros, sin falta de nada.

    Bonitos versos que nos narra el Poeta Sancho
    de aquella época con la misma que vivimos hoy.

    José Sancho Rodríguez.

  7. José Sancho Sierrael 19 Nov 2011 a las 18:26

    LA CORRIENTE DE LA VIDA

    Arroyo que vas al río,
    río, que vas hacia el mar
    vuestro destino y el mío,
    se pueden homologar.

    Un día el sol ilumina,
    vuestras aguas de cristal
    y el gentil chopo real,
    por verse en ella se inclina.

    Cual vertebrado reptil,
    surcáis la geografía
    desgranado gotas mil,
    de acuática melodía.

    Al borde, en la zarzamora,
    el ruiseñor escondido
    custodia su tierno nido,
    sin saber si canta o llora.

    Otro día de la nube,
    surge la torrencial lluvia
    y a vuestro nivel ya sube,
    con agua revuelta y turbia.

    Y de la calma infinita,
    pasáis a la turbulencia
    con estruendo sin cadencia,
    y el chopo real crepita.

    El Ruiseñor, no suena,
    mas vuestra corriente al mar
    sea revuelta o serena,
    no deja de caminar.

    También mi existencia un día,
    como por mágico hechizo
    la ilumina la alegría,
    y es el mundo un paraíso.

    Todo por él me sonríe,
    y me es interesante
    y del prójimo me engríe,
    lo más insignificante.

    Pero otro día también,
    mi infortunio tanto crece
    que del incinero Edén,
    la dicha se desvanece.

    De todo cambia la faz,
    de todo cambia el acento
    y siempre es más fugaz,
    la dicha que el sufrimiento.

    Bien se puede comprar,
    el final de nuestra suerte
    sin dejar de caminar,
    ¡Tú, hacia la mar, yo, hacia la fuente!.

    José Sancho Rodríguez.

  8. José Sancho Sierrael 30 Oct 2011 a las 20:49

    Historia DE UN JURAMENTO.
    A su esposa cuando tenía 15 años.

    En toda la serranía,
    desde Ronda a Seteníl
    otra chiquilla no había,
    que se pareciera a TI.

    Era cual la clavellina,
    que entre los trigales crece
    que casi el sol no la ilumina,
    ni casi el viento la mece.

    Una niña morenita,
    con dos luceros por ojos
    y unas facciones descritas,
    en mi diario de antojos.

    Ni te sobra la hermosura,
    ni te falta la belleza
    ni la candidez tan pura,
    que da el amor cuando empieza.

    Eres feliz, con la palma,
    de la Virgen inocente
    sin una sombra en el alma,
    ni una mancha en la frente.

    Yo soñando en ser poeta,
    era un vagabundo errante
    como la espuma flotante,
    y dócil cual la veleta.

    Montando en ágil caballo
    fantasmal de mi quimera
    pensando que el mundo era,
    un vergel en pleno Mayo.

    En alas de la ilusión,
    y bajo un sol sin ocaso
    viajando al Helicón,
    al Olimpo y al Parnaso.

    Tras las Deidades ilusas,
    que por Júpiter creadas
    son las diosas de las musas,
    en mi delirio marcadas.

    Y cual cosa que depara,
    el gran Dios que yo bendigo
    una tarde cara a cara,
    al azar me di contigo.

    Y me dije: ¡Santo Dios!,
    si esta es la escultura
    porque deambulo en pos,
    en mi onírica locura.

    Hecho un mar de confusiones,
    quédeme yo niña verte
    y alegando pretensiones,
    de un gran cariño ofrecerte.

    Y el nómada sin segundo,
    y veleidoso que fui
    ya solo veía el mundo,
    que giraba junto a ti.

    Quise amarte a largo plazo,
    y evadirme de la urgencia
    pero el reto del flechazo,
    pudo mas que la prudencia.

    Cuando por primera vez,
    te dije que te quería
    cayó sobre tu niñez,
    una gota de agua fría.

    Cando algún tiempo pasó,
    volví a decirte te quiero
    y entonces se te escapó,
    un suspiro mensajero.

    Y en aquel suspiro mudo,
    pude querer descubrir
    que descubrirse no pudo,
    por no saber que decir.

    Era un querer tan pequeño,
    que apenas sabía hablar
    de él, me hicisteis dueño,
    y lo tuve que enseñar.

    Dile desde aquel instante,
    rienda suelta al pensamiento
    y en los versos de mi cante,
    sólo vibraba tu acento.

    Versos te puse en las esquinas,
    en las hoja del Nepal
    en el tronco de la encina,
    y en el del chopo real.

    Versos te puse en las dunas,
    diamantes de amor fundidos
    que el resplandor de la luna,
    te recitaba al oído.

    Una inexplicable llama,
    fundió nuestros corazones
    y nuestro amoroso drama,
    desbordó la previsiones.

    Sin ritos ni sacristías,
    ni trabas de vicaría
    selló nuestra unión cristiana,
    de nuestro más feliz día.

    Ni más podía ofrecerte,
    ni más que darme tenias
    te juré siempre quererte,
    y tu quererme querrías
    por encima de la muerte.

    Y fuiste tan cumplidora,
    de lo tan niña jurado
    que en todo momento y hora,
    viví feliz a tu lado.
    Tu final llegó primero,
    mi revés más violento
    y mientras la muerte espero,
    fiel a mi juramento
    hasta la muerte te quiero.

    Qué bonitos verso narra el Poeta Sancho para las
    parejitas jóvenes que empiezan a cultivar el amor
    como él, con su querida esposa.

    José Sancho Rodríguez.

  9. José Sancho Sierrael 27 Sep 2011 a las 13:56

    A LABRIEGA

    Mujer que conocí una mañana,
    revolviendo gavillas en una era
    y al verte tan labriega y tan serrana,
    en ti, me dejé el alma prisionera.

    Tú, eras más, una espiga rubia,
    exhibiendo también fecundos granos
    dorados por el sol y por la lluvia,
    germinando, deseos soberanos.

    Y como en torno al sol, gravita el astro,
    a distancia y tiempo indefinido
    en silencio seguí siempre su rastro,
    y en silencio, queriéndote he vivido.

    Cuando la espiga rubia dio su fruto,
    el día para mí, más venturoso
    algo imprevisible y resoluto,
    tornó en inquietud aquel reposo.

    Volvió a sumergir mi pensamiento,
    en los mares del tiempo y la distancia
    y, otra vez para ti, su verso escancia.

    Cuando el cielo de sombra se revista,
    y la noche callada tiende el manto
    otra vez me pregunto solo y trise,
    ¿por qué me acordaré de ella tanto?.

    Dirás que todo es romanticismo,
    dirás que quiero darme de poeta
    pero yo te diré siempre lo mismo,
    que eres la mujer que más me inquieta.

    Dirás que todo son cuentos de Eros,
    que de vulgar Tenorio son arrullos
    pero yo te diré que no prefiero,
    de recordar más besos que los tuyos.

    Y siempre te diré que no comprendo,
    el porque diferente a otra mujeres
    te tengo que seguir siempre creyendo,
    si una hija más de Eva eres.

    Y es, que eres tú quien ha creado,
    de mi vida las más felices horas
    y la imaginación me has sustentado,
    con el efluvios de noches soñadoras.

    Y auque jamás tu olvido se despierte,
    escrito ya, con mano temblorosa
    estos versos mujer quiero ofrecerte,
    para que esté de ti, más orgullosa.

    No me importa si me recuerdas hoy,
    ni me importa saber, si me has querido
    para seguir diciéndote que soy.
    el hombre que pensando en ti ha vivido.

    Bonitos versos de amor que narra el Poeta Sancho
    en la mujer que pensando en ella ha vivido.

    José Sancho Rodríguez.

  10. José Sancho Sierrael 12 Sep 2011 a las 14:39

    CULPA A QUIEN NO LA TIENE

    Mucho se habla y se escribe,
    de las cosas de la vida
    porque hacerlas nos prohíbe,
    cada cosa a su medida.

    Cada cual a su acomodo,
    vive como le conviene
    luego la culpa de todo,
    la sufre quien no la tiene.

    ¿Qué culpa tiene la vida,
    que los débiles mortales
    seamos tan especiales
    en hacerla enrarecida?
    ¡Qué culpa tiene la vida!.

    ¿Qué culpa tiene la Tierra,
    si en vez de dar pan y flores
    da, miserias y rencores,
    odios, envidias y guerra?
    ¡Qué culpa tiene la Tierra!.

    ¿Y qué culpa tiene el vino,
    que la cabeza más cuerda
    así, la vergüenza pierda
    cuando lo bebe sin tino?
    ¡Y qué culpa tiene el vino!.

    ¿Qué culpa tiene el ladrón,
    desde el mismo Barrabás
    de que todo los demás
    tengan la misma opinión?
    ¡Qué culpa tiene el ladrón!

    ¿Qué culpa tiene la leche,
    que el dueño sea un lechero
    nos cobre tanto dinero
    y tanta agua le eche?
    ¡Qué culpa tiene la leche!

    ¿Y qué culpa tiene el pan,
    valiendo el trigo tan poco
    de que a él, tan a lo loco
    tantas subidas le dan?
    ¡Qué culpa tiene el pan!.

    ¿Qué culpa tiene el lechón,
    que por tradición absurda
    el que barre la zahúrda
    casi no prueba el jamón?
    ¡Qué culpa tiene el lechón!

    ¿Qué culpa tiene la higuera,
    de que a ricos y mendigos
    les gusten tanto los higos
    cuando pasan por su vera?
    ¡Qué culpa tiene la higuera!

    ¿Qué culpa tiene mi prima,
    si su novio está delgado
    como un gatito encarnado
    por lo que al fuego se arrima?
    ¡Qué culpa tiene mi prima!

    ¿Qué culpa tiene el modisto,
    ni la señora modista
    que hoy se lleven a la vista
    cosas que nunca se han visto?
    ¡Qué culpa tiene el modisto!.

    ¿Y qué culpa tiene el cine,
    que cuando la luz se apaga
    una película haga
    quien usted no se imagina?
    ¡Qué culpa tiene el cine!

    ¿Qué culpa tiene la suegra,
    si aún siendo el ángel más tierno
    casi siempre para el yerno
    es, una pantera negra?
    ¡Qué culpa tiene la suegra!

    ¿Y qué culpa tiene el hierro,
    que un herrero cierto día
    una perra que tenía
    la pegó con otro perro?
    ¡Qué culpa tiene el herrero!

    ¿Qué culpa tiene el esposo,
    que la idolatrada esposa
    a veces por ser dichosa
    lo pone a él, espantoso?
    ¡Que culpa tiene el esposo!

    ¿Y qué culpa tiene el mando,
    de que todo el que lo coge
    más o menos se le antoje
    de chupar de cuando en cuando?
    ¡Y qué culpa tiene el mando!

    ¿Qué culpa tiene el tejado,
    de que la gata y el gato
    haciendo el gatuno trato
    lo pongan estropeado?
    ¡Qué culpa tiene el tejado!

    ¿Qué culpa tiene la playa,
    que sus blandas arenosas
    están sucediendo cosas
    que se pasan de la raya?
    ¡Qué culpa tiene la playa!

    ¿Qué culpa tiene el olivo,
    que no se puede labrar
    y lo tengan que arrancar
    como estorbo introducido?
    ¡Qué culpa tiene el olivo!

    ¿Y qué culpa tiene España,
    si cuanto cría la tierra
    se ve envuelto en una guerra
    por repercusión extraña?
    ¡Y qué culpa tiene España!

    ¿Qué culpa tiene la chica,
    que va por la discoteca
    y a quien le paga la beca
    sus filigranas dedica?
    ¡Qué culpa tiene la chica!

    Roguemos a Dios del cielo,
    que nuestra ignorancia frene
    y no echemos el “mochuelo”
    a quien la culpa no tiene.

    Si el Poeta sancho viviera hoy y viera
    como está el mundo ¡qué nos contaría con sus versos!

    José Sancho Rodríguez.

  11. José Sancho Sierrael 08 Sep 2011 a las 19:37

    LAS COSAS DE VALENTÍN.

    Es mi amigo Valentín,
    una excelente persona
    que procede con buen fin,
    y al enemigo perdona.

    A mi casa el otro día,
    llegó muy preocupado
    y del ABC traía,
    un trocito recortado.

    Léeme dijo insistente,
    lo que en Sevilla ha ocurrido
    para que digan las gente,
    que yo soy un mal nacido.

    ¿Si a mi por una saeta,
    no se me olvida el mandado
    por una misa completa,
    cuánto le habrán propinado?

    En el recorte leí,
    una noticia sencilla
    decía el titulo así,
    Misa flamenca en Sevilla.

    Continuaban las señas,
    tan claras como sinceras
    “El Kirie”, por malagueñas,
    y el “Credo” por peteras.

    “El Santus” por soleares,
    “Agnusdéi” por seguirillas
    cosas, que antes los altares,
    parece que hacen cosquillas.

    Valentín no hizo tanto,
    con intenciones muy sanas
    interpretó el Jueves Santo,
    saetas, por sevillanas.

    A la cárcel, fue internado,
    dice él, y yo lo creo
    no vuelve más a cantar,
    saetas, por sevillanas.

    Auque pecó aquel día,
    a pesar de sus pesares
    tanta flamencología,
    no le gustan en los altares.

    Hasta le produce risa,
    que unos conspicuos señores
    flamenquizando la Misa,
    hayan pasado sudores.

    No lo puedo convencer,
    por razones que le doy
    que lo prohibido ayer,
    está permitido hoy.

    Y no sólo el tiempo pierdo,
    en la conciliar porfía
    sino que casi de acuerdo,
    estoy con su teoría.

    Con prudencia y diplomacia,
    al sínodo puse fin
    pero sí, que tiene gracia,
    las cosas de “Valentín”.

    Estos versos como todas las cosillas que
    se destacaban de la vida cotidiana el Poeta Sancho
    con aquella gracia que tenia para escribir dándole
    a todo su significado.

    José Sancho Rodríguez.

  12. José Sancho Sierrael 24 Ago 2011 a las 14:18

    EXPERIENCIA.

    Pastorcita pastorcita,
    no vallas por leña al monte
    que el Sol ya mismo se quita,
    allá por el horizonte.

    Y el mozo que te enamora,
    por ese mismo lugar
    subió, hace ya una hora,
    y no lo he visto bajar.

    Mira cual por la colina,
    las aves buscan su nido
    y el crepúsculo extendido,
    de la aurora vespertina.

    Y se dice en español,
    que en el monte y las mujeres
    existen puestas de sol,
    más bellas que amaneceres.

    Si te encuentras por ventura,
    y ni tu vestido toca
    a la gente que murmura,
    ¿quién le tapará la boca?.

    Unos dicen que si fue,
    otros dicen que si vino
    y ya sabes con lo que,
    se desluce el paño fino.

    Desecha tu pretensión.
    y vuélvete pastorcita
    que quien quita la ocasión,
    también el peligro quita.

    Si del amor al arrullo,
    todo se suele olvidar
    de la mujer al orgullo,
    es llegar, pura al Altar.

    Cuando el Poeta Sancho hizo estos verso,
    los tiempos eran otros diferente a los de hoy
    que pasan a la Historia.

    José Sancho Rodríguez.

  13. José Sancho Sierrael 13 Ago 2011 a las 13:23

    EL DÍA DE SAN JUAN.

    En la agreste montaña,
    vivía aquel pastor
    tenía en su cabaña
    la paz y el amor,
    que anhelara
    el más rico señor.

    Colmó sus ilusiones,
    la idolatrada esposa
    con sus dos embriones,
    un clavel y una rosa
    que la vida
    le hacían tan dichosa.

    Déjese una oveja,
    huérfano a un corderillo
    y la infantil pareja,
    con esfuerzo sencillo
    lo consigue criar
    lleno de brillo.

    En pago a sus favores,
    el cordero inocente
    a sus dos protectores,
    audaz e inteligente
    perseguían en guardia
    permanente.

    Marido y esposa,
    dialogando están
    ella dice quejosa,
    mañana es San Juan
    y en la choza
    hay sólo aceite y pan.

    Mataré el cordero,
    dijo él, terminante
    ellos no querrán, pero,
    cederán al instante
    a cambio de tener
    carne abundante.
    La suprema sentencia,
    los pequeños oyeron
    y la ingenua ocurrencia,
    de ocultarlo tuvieron
    y que lo raptó un lobo
    supusieron.

    Provisto del cuchillo,
    grita el pastor severo
    ¿dónde está el corderillo?
    sacrificarlo quiero
    por ser el día del Santo
    que venero.

    ¡Vamos! quiero enseguida,
    saber quién lo ha escondido
    ellos, siempre la vida,
    para la muestra han dado
    sin que sea
    delito ni pecado.

    ¡Y aquel niño gigante!,
    por su alma tan pura
    con tétrico semblante,
    la insólita aventura
    confesó
    inundado de amargura.

    Yo, papaíto mío,
    he sido el delincuente
    lo escondí junto al río,
    allá cerca del puente
    al oírte
    su fin, tan inminente.

    Le he dicho que se calle,
    que no vaya a balar
    y que nadie lo halle,
    que lo quieren matar
    y de miedo
    echase a temblar.

    Y aunque quedó dormido,
    obediente a tu mando
    le daré un silbido,
    y subirá balando
    y mi hermanita y yo
    con él, llorando.

    Déjalo, papaíto,
    no ves que es un dolor
    comeremos pan frito,
    que está mucho mejor
    pues su carne
    tendrá muy mal sabor.

    Y el Santo que veneras,
    tengo la convicción
    que si tú le pidieras,
    le daría el perdón
    y a nuestro humilde hogar
    la bendición.

    Cambió el pastor el ceño,
    de adusto complaciente
    y de cada pequeño,
    puso un beso en la frente
    y una lágrima bollo
    su rostro ardiente.

    Cayósele el puñal,
    de la crispada mano
    ante aquel manantial,
    de sentimiento humano
    y ocultar la emoción
    trataba en vano.

    Y ocultando el rubor,
    de su esposa abrazado
    como un pecador,
    que huye del pecado
    le dijo
    con acento emocionado.

    Nuestros hijos, esposa,
    qué gran lección nos dan
    mi alegría rebosa
    con solo aceite y pan,
    pasaremos
    el día de San Juan.

    Bonito ejemplo de estos dos adolescente
    a favor de los animales que narra el Poeta Sancho
    en estos versos.

    José Sancho Rodríguez.

  14. José Sancho Sierrael 04 Ago 2011 a las 20:33

    MIRADAS DE FUEGO.

    Jardinera jardinera,
    no agotes tus surtidores
    que nunca tendrán tus flores,
    fragancia de primavera.

    ¿De qué te sirve que un riego,
    con agua fresca le des
    se las marchitas después,
    con tu mirada de fuego?.

    ¿Por qué tus azules ojos,
    y el pasado mirar sereno
    parece que siempre llenos,
    están de iras y enojos?.

    Si en algo te hirió la vida,
    y el pasado te envenena
    trata de ocultar la pena,
    auque te sangre la herida.

    ¿Qué culpa tiene las flores,
    que prisioneras cultivas
    de que recogiendo vivas,
    el fruto de tus errores?.

    ¿Qué culpa tiene el que amores,
    te ofrece de corazón
    que enterraras tus ilusiones,
    en tus primeros albores?.

    Cambia en tus ojos la ira,
    por consoladora lumbre
    y mira con mansedumbre.
    a quien con ella te mira.

    No te pediré que hagas,
    lo que hacía el Redentor
    que le prodigas amor,
    a quien te causó las llagas.

    Pero trata de extinguir,
    en tu mirada el ardor
    si no deseas morir,
    sin flores y sin amor.

    José Sancho Rodríguez.

  15. José Sancho Sierrael 23 Jul 2011 a las 18:23

    Yo soy de aquellas gente que arrastraba cadenas,
    riendo alegremente por no llorar sus penas.
    Curtido por el frío y el calor natural,
    por el sol del estío y la brisa invernal.
    Cargados de trabajo, ligero de alimentos,
    vestido con andrajos y arando con jumentos.
    De aquellos pobres seres que no usaban reloj,
    que a hijos y mujeres jamás veía con el sol.
    Yo soy de aquella gente del pretérito oscuro,
    del injusto presente y el dudoso futuro.

    José Sancho Rodríguez.

  16. José Sancho Sierrael 16 Jul 2011 a las 20:13

    Que alegría para un hijo cuando abro el Blog Poeta Sancho, tenga la cantidad de visita para hojear sus versos, a todos ellos gracias por la amabilidad de todos vosotros en el que seguiré poniendo para los amantes a la poesía.

    José Sancho Sierra

  17. José Sancho Sierrael 06 Jul 2011 a las 21:09

    UNA GUAPA VANIDOSA.

    Ya he descubierto mujer,
    tu oculta filosofía
    en verdad que no sabía,
    que tanto sabes hacer.

    Fácil te ha sido aprender,
    lo esencial, en esta vida
    te envidio por no tener,
    mente tan encarecida.

    Sabes ser ardiente y fría,
    y sabes ser, mala y buena
    sabes reírte de pena,
    y sollozar de alegría.

    Sabes captar simpatía,
    y hacer realidad la idea
    y defender tu valía,
    de la mas fuerte manera.

    Muy docta en disimular,
    e impecable en el fingir
    y especial para decir,
    lo que quieres sin hablar.

    Sabes en la iglesia orar,
    hacia ti la oración barre
    y en al escoba cabalgar,
    camino del aquelarre.

    Ególatra consumada,
    petimetra discutida
    blanco de toda mirada,
    por razón desconocida.

    Por un promiscuo sistema,
    de propia modalidad
    blanco de toda mirada,
    por razón desconocida.

    Por un promiscuo sistema,
    de propia modalidad
    te has ceñido una diadema,
    de fama y felicidad.

    Vives de exclusivo modo,
    envidiosa y envidiada
    y sabes algo de todo,
    pero no eres diestra en nada.

    Y cuando allá en Josafat,
    te interrogue el Juez Supremo
    tu causa será en extremo,
    indigna de la piedad.

    Aprender debes de paso,
    que la belleza es un astro
    que también tiene su ocaso,
    y que apenas deja rastro.

    José Sancho Rodríguez.

  18. José Sancho Sierrael 06 Jul 2011 a las 21:05

    RESPLANDORES DEL OCASO.

    Dice un refrán español,
    referente a las mujeres
    que existen puestas de sol,
    más bellas que amaneceres.

    En el barrio llamado de las Pitas,
    nació en ese pueblo una chiquilla
    dotada de virtudes infinitas,
    y convertida en mártir por la villa.

    Por ser hija de padres indigentes,
    prohibida le estuvo la grandeza
    y entre necesidades insistente,
    coronada creció por la pobreza.

    Sirviendo a señoras religiosas,
    que de adulta, poníanle trabajos
    con una indumentaria desastrosa,
    y una alpargatas con andrajos.

    Cuando en aquel suplicio la chavala,
    cumplió las 18 primaveras
    de lucirse en el barrio tuvo gala,
    cual se lucen las rosas tempraneras.

    Bajita, y ni blanca ni morena,
    no podía lucir más hermosura
    con una pobladísima melena,
    que ondulante pasaba su cintura.

    Pero llegó Cupido con su flecha,
    y no le concedió victoria alguna
    y la tempranera rosa fue deshecha,
    es un cielo de amores sin fortuna.

    No pudo querer ni ser querida,
    a pesar de sus dotes femeninas
    y ya desconcertada por la vida,
    no encontraba caminos sin espinas.

    Y por sus vericuetos turbulentos,
    encontrase un poeta cierto día
    y ya desconcertada por la vida,
    no encontraba caminos sin espinas.

    Y por sus vericuetos turbulentos,
    encontrarse un poeta cierto día
    que lagrimas vertió de sentimientos,
    al oír los desdenes que sufría.

    Se contaron su historia mutuamente,
    y echándole a los dos, gruesos borrones
    se juraron trazar para el presente,
    nueva senda para sus corazones.

    El Poeta le dijo con ternura,
    te juro que me da pena de verte
    envuelta en tan triste desventura,
    y tan abandonada por la suerte.

    ¡Deja ya de buscar con ansia inquieta,
    un alma sin espina ni venenos
    y ampárate en mi que soy poeta,
    y todos los poetas somos buenos.

    Aunque hayas obrado con excesos,
    con las más pura Vírgenes te igualo
    porque has repartido muchos besos,
    y quien reparte besos nunca es malo.

    Y a tu cansado amor le daré asilo,
    en el gran paraíso de mi pecho
    para que pueda reposar tranquilo,
    curando tanto mal, como le han hecho.

    Caricias y palabras cariñosas,
    te habrán ofrecido pocas veces
    sin duda te ofrecían otras cosas,
    improperios, insultos y sandeces.

    Si aceptas mi honesta compañía,
    no volverás a oír frases ingratas

    por que yo te hablaré en poesía,
    y te acariciaré por serenatas.

    Vivirás alegre y divertida,
    y yo te cantaré cual trovador
    lo hermosa que nos es siempre la vida,
    cuando se ilumina con amor.

    Y en tu pelo pondría una azucena,
    engarzada con un silvestre lirio
    anunciando el fin de la condena,
    y anulando la ley de tu martirio.

    Y me dedicaría a ofrecerte,
    una amistad, cristiana y sincera
    y mi dicha final fuera tenerte,
    hasta cerrar mis ojos a mi vera.

    No besaré tus labios como amante,
    al pensar que por mi has hecho tanto
    si se hace preciso algún instante,
    te besaré la frente como a un Santo.

    Estos preciosos versos que le escribe a esta Srª como amiga,
    fuero hechos una vez que quedó viudo y en la soledad, que causa perder a su amor querido cuando mas falta le hace a la pareja.

    José Sancho Rodríguez.

  19. José Sancho Sierrael 24 Jun 2011 a las 13:36

    LAS COSAS QUE MANDA DIOS.

    Tengo por ti, el alma llena,
    de ese acervo pesar
    que va creando esa pena,
    que no se puede contar.

    Y pena que no se cuenta,
    y contándola se llora
    es pena que no se ausenta,
    y que jamás se enamora.

    ¡Si yo fuera!
    un ingenuo que creyera,
    que el aquelarre existía
    este delirio diría,
    que lo mueve una hechicera.

    Con tu recuerdo en la mente,
    por los campos deambulando
    por ti le voy preguntando,
    al camino y a las fuentes.

    A la oscura golondrina,
    que la aurora te anunciaba
    y al jilguero que animaba,
    de tu corral en la encina.

    Y las pálidas estrellas,
    que por las noches oscuras
    testigos solo eran ellas,
    de tus locas aventuras.

    Y en continuo desafío,
    con los altos elementos

    cielo, tierra , mar y viento,
    surca el pensamiento mío.

    Nadie a mi clamor responde,
    nadie me puede informar
    porque nadie sabe donde,
    tú, sueles deambular.

    Pero he llegado a saber,
    que ella por cierto ambigú
    por otro hombre, mujer,
    ibas, preguntando tú.

    Y aunque el saberlo me hiere,
    sigo de tu amor en pos
    (querer al que no nos quiere)
    son cosas que manda Dios.

    José Sancho Rodríguez.

  20. José Sancho Sierrael 17 Jun 2011 a las 21:43

    Tierra Prestada.

    Cuando la cosecha congela,
    la tierra baja a la umbría
    y la gélida avefría,
    gozosa cantando vuela.
    Cuando hasta el aliento hiela,
    ese cierzo extrapolar
    deja el labriego su hogar,
    y prosigue su faena
    aunque nadie se lo ordena,
    él tiene, se tiene que ordenar.
    Y cuando el sol veraniego,
    hace la tierra una hoguera
    y del cielo cae fuego
    cual si el firmamento ardiera.
    El labriego no se altera,
    y prosigue la jornada
    al nacer con el destino
    de indigente campesino
    (labrando tierra prestada).

  21. José Sancho Sierrael 19 May 2011 a las 19:52

    HITORIA DE VillANUEVA DE SAN JUAN.

    Aunque tenga mi memoria,
    que hacer un esfuerzo ingente
    voy a narrar una historia,
    aunque no haya quien la cuente.
    Es la historia de una villa,
    que pasa casi ignorada
    porque en la apartada orilla,
    la creó, Dios de la nada.
    Si no miente la leyenda,
    esta villa nació en una
    ilimitada hacienda,
    del señor Duque de Osuna.
    Villanueva de San Juan,
    de creación andaluza
    mucha leña, poco pan,
    y sin aceite en la alcuza.
    Y por tan obvias razones,
    han ido dejando en ella
    de su pobreza, la huella,
    todas las generaciones.
    Entre montes y encinares,
    la villa que se reseña
    sufrió varios avatares,
    convirtiendo el pan en leña.
    Su primeros habitantes,
    fueron unos carboneros
    con algunos trashumantes,
    audaces pica pedreros.
    La caza por los breñales,
    y la pesca en el Carbones
    eran las dos principales,
    fuentes de sus previsiones.
    Instalaron sus cobijos,
    alrededor de un pilar
    donde nacían sus hijos,
    sin poderse bautizar.
    Y dando un cristiano ejemplo,
    el señor Duque ordenó
    que se le hiciera un templo,
    y la orden se cumplió.
    Una iglesia con sus Santos,
    con su torre y sus campanas
    servida por unos cuantos,
    religiosos con sotanas.
    Los errantes pobladores,
    siguieron el los “chozajos”
    consumiendo sinsabores,
    entre miserias y andrajos.
    Una gente laboriosa,
    modelos de ciudadano
    ni atea ni religiosa,
    pero instintos cristianos.
    Con telarañas por gala,
    en misérrimos hogares
    pagaban sus alcabalas,
    para adornar sus altares.
    Y en oyendo la campana,
    de anunciar la Santa Misa
    la harapienta caravana,
    iba a la iglesia de prisa.
    La iglesia no es caso extraño,
    es su mejor monumento
    y en ciento veintitrés años,
    mayor que su Ayuntamiento
    Sus primitivas viviendas,
    cuenten que era una pena
    unas raras componendas,
    de rama, piedras y arena.
    Las calles por empedrar,
    cubiertas de vegetales
    donde solían pastar,
    los escasos animales.
    Pero nunca la heded,
    que a muerte la combatía
    pudo mermad la honradez,
    que de orgullo le servía.

    Estos versos como ocupan varias páginas
    trataré de escribirlos en tres partes, siendo esta
    la (1º parte)

    José Sancho Rodríguez.

  22. José Sancho Sierrael 10 May 2011 a las 20:25

    AUTOFELICITACIÓN

    Yo quise ser poeta,
    pero el fatal destino
    con su fuerza de atleta,
    me interceptó el camino
    y me hizo,
    un simple campesino.
    Poeta quise ser,
    sin desear más premio
    como un hampa bohemio
    de toda embriaguez
    siendo abstemio.
    Para contarle al mundo,
    quise ser Trovador
    con un cante fecundo,
    de libertad y amor
    que le fuera,
    curando su dolor.
    Pero siendo “porquero”
    y pastor trashumante
    y humilde jornalero,
    y rojo denigrante
    yo, no podía ser,
    nada importante.
    Pero a mí la grandeza,
    nunca me importó un pelo
    sé que con la riqueza,
    no se cabe en el cielo
    y el caber,
    para mí, es un consuelo.
    Sobre este planeta,
    dejo hecha mi obra
    yo pienso que completa,
    si le falta o le sobra
    perdóname el señor,
    que paga y cobra.
    He creado un hogar,
    he puesto un arbolito
    y un libro regular,
    también me dejo escrito
    con cumplir el Corán,
    me felicito.

    Bonitos versos contando
    lo que fue su vida que no fue facil.

    José Sancho Rodríguez.

  23. José Sancho Sierrael 29 Abr 2011 a las 13:57

    CAMINANTE A LA DERIVA

    Cuando empecé a caminar,
    por estos mundos de Dios
    en los augurios de los,
    sabios empecé a soñar.
    Ser tonto creo el dudar,
    ser loco creo en creer
    y la deducir qué hay que ser,
    tonto y loco, en este mundo
    me incliné por el segundo,
    sea, ganar o perder.
    No es creer una locura,
    pero algo así parece
    con lo que la ciencia ofrece,
    al mundo en la edad futura.
    La intrépida ciencia augura,
    que encontrará la verdad
    y advierte a la humanidad,
    que cualquier insensatez,
    dentro de un año o de diez
    puede ser realidad.
    Ello negarse no puede,
    si el tiempo se observa a tiempo,
    y se ve cada momento,
    que algo increíble sucede.
    Quizá un poco se enrede,
    la mediocre inteligencia
    con tanta etérea experiencia
    y tanta impotable prueba,
    pero algún origen lleva
    tanta imprevista advertencia.
    Sigue el mundo concentrado,
    en los mas expertos ases
    humanas y estables bases
    de convivencia buscando.

    Y al igual modernizando,
    los artefactos de guerra
    y sigue sobre la tierra,
    el ludibrio y el chantaje,
    y una tragedia salvaje
    de continuo al hombre aterra.
    Sigue el caciquil influjo,
    de espíritu Maqui hábelo
    haciendo posible el duelo.
    de la miseria y el lujo.
    Y sigue como un embrujo,
    del débil la violencia
    del fuerte la intransigencia,
    y cada cual se complace
    con ver que imposible hace,
    la Paz, y la convivencia.
    El mundo, como un demente,
    en un alarde de arrojo
    vengase, ojo por ojo,
    desea con odio ardiente.
    La Justicia es importante,
    aunque ser potente insiste
    de luto el mundo se viste,
    y Paz, y Justicia implora
    y el pobre sofriendo llora
    y el rico, disfruta triste.
    Levantase el banderín,
    de los derechos humanos
    y ni el moro ni el cristiano,
    colaboran a su fin.
    Su política ruin,
    tiene su propia doctrina
    se encarcela y se extermina,
    los acuerdos violando
    a conciencia, arrimando
    el ascua hacia su sardina.
    Y cada violador,
    en una razón se ampara
    y que los demás declara,
    lo hacen mucho peor.
    El acuerdo promotor,
    de Helsinki fue aletorgado
    inconsciente fue Belgrado
    y aunque parezca increíble,
    por anticuado escindible
    en Madrid, fue marginado.
    Todo ello significa,
    que a través del mundo entero
    a la fuerza del dinero,
    siempre la razón caudica.
    De todo como en botica,
    hay en este mundo pobre,
    quien más bien o mal obre
    pero mande quien mande,
    nunca el chico con el grande
    se podrá batir el cobre.
    Los próceres de más talla,
    agotan su voluntad
    viendo que antes la maldad,
    toda la estrategia falla
    la razón medrosa calla,
    y la fuerza nuclear
    no piensa de replegar,
    la razón de sus mísiles
    aunque los actos mas viles,
    tengan que realizar.
    Veremos quien vence a quien,
    este eterno duelo
    si la clemencia del cielo,
    o de la tierra el desdén
    Juan Pablo ya dice AMEN,
    ante tanta veleidad
    porque puede ser verdad,
    que cualquier insensatez
    dentro de un año o de diez
    pueda ser realidad.

    Estos versos del Poeta sancho,
    cada día se van acercado a la
    realidad de la vida de ahora.

    José Sancho Rodríguez.

  24. José Sancho Sierrael 28 Abr 2011 a las 14:34

    EL HUERTO QUE YO TENÍA

    El huerto que yo regaba,
    tan a menudo cada día
    y tantos frutos me daba,
    ha perdido su alegría.
    Cuando tenía mucha sed,
    regarlo yo no podía
    porque tenia que hacer,
    el trabajo, cada día.
    Auque tenia mucho agua,
    el huerto no la absorbía
    en la mente se quedaba,
    un día, espera otro día.
    Que pena tener un huerto,
    y no poderlo regar
    por esa falta de tiempo,
    que era, para trabajar.
    Y ahora que tengo tiempo,
    y ganas para regar
    no hay quien se coma un pimiento,
    por que el huerto no da más.
    El huerto no tiene estiércol,
    ni agua para regar
    todo se ha quedado seco
    lo mismo que un manantial.
    Cando todo esto tenía,
    era un jardín muy frondoso
    ahora es una tierra baldía,
    que ya no atraen los ojos.
    Ya no crecen las cebollas,
    ni habas, ni zanahorias
    ni produce chirimoyas,
    que daban gusto de glorías.
    Todo se va consumiendo,
    con el paso de los tiempos
    lo mismo que van cayendo,
    los pueblos y monumentos.

    Escrita, por José Sancho Sierra
    para la tercera edad.

  25. José Sancho Sierrael 23 Abr 2011 a las 12:27

    LA MENTIRA, LA VERDAD
    Y LA RAZÓN

    Desde balcón a balcón,
    la mentira y la verdad
    insultaron sin piedad,
    en recíproco sermón.
    Inmersa en su fricción,
    sin advertir su demencia
    defendieron su vigencia,
    de los tiempos a través
    sin admitir que ya es,
    sólo, un mito su existencia.
    La verdad, muy portentosa,
    lució sus mejores galas
    y tanto extendió las alas
    que pecó de vanidosa.
    De su misión, orgullosa,
    hizo un estudio profundo
    del beneficio facundo,
    que va dejando su huellas
    afirmando que sin ella,
    no subsistiría el mundo.
    Se erigió, la confianza,
    del humano poderío
    sin consentimiento mío,
    decía, nada se alcanza.
    Quien no me defienda a ultranza,
    será indigente a raso
    tropezando a cada paso,
    siempre envuelto en torbellino,
    y los mas rectos caminos
    lo conducen al fracaso.
    Soy la esposa del honor,
    connubio sin descendientes
    con unos antecedentes,
    de eclípsate resplandor.

    Soy la voz del creador,
    según la cultura egipcia
    tú, la mentira ficticia,
    la Bruja del Orinoco
    cuya escoba poco a poco,
    todo lo vuelve inmundicia.
    Cansada ya la mentira,
    de oír alabanza tanta
    despéjese la garganta,
    y a pleno pulmón respira.
    Hacia su adversaria mira,
    sin desprecio ni respeto
    y en tono agrio y discreto,
    le dijo” no sientas miedo
    si le compruebo que puedo,
    ponerle a su orgullo el veto.
    Presiento señora mía,
    que se encomia con exceso
    pudo, haber sido eso,
    en un pretérito día.
    Pero la filosofía,
    ha logrado descubrir
    que es tan preciso mentir,
    como decir la verdad
    es una realidad,
    del científico vivir.
    Sobrelleve con paciencia,
    de los tiempos el relevo
    y perdone si me atrevo,
    a hacerte competencia.
    Una vital exigencia,
    me ha puesto en escala activa
    para que usted superviva,
    en posición tan señora
    preciso es que no muera,
    y legalmente se exhiba.
    Tal y como hoy se vive,
    por imperiosa acomodo
    tengo mayoría en todo,
    cuanto se habla y se escribe.
    Nade usarme se prohíbe,
    porque quien tal cosa hiciera
    de cada hora pudiera,
    hablar tan solo un minuto
    y no creo en absoluto,
    que en mis redes cayera.
    Según las computadoras,
    sin ningún matiz de engaño
    puede un hombre hablar al año,
    unas veinticuatro horas.
    Cifras son aterradoras,
    cruenta la realidad
    que tenga la humanidad,
    de la que ser Reina aspira
    que inventar tanta mentira,
    para hallar una verdad.
    Hartas de gastar saliva,
    en lid tan provocativa
    deciden para abreviar,
    ala razón consultar
    y dejar la diatriba.
    Su excelencia la razón,
    del sumario toma nota
    sin omitir un renglón,
    ni, pronunciar g, por j,
    por no crear confusión.
    Con aspecto quijotesco,
    les dijo, señoras mías
    vuestra consulta agradezco,
    más perdone si le ofrezco
    muy extrañas teorías.
    La razón antiguamente,
    sólo tenia un camino
    y en la época presente,
    como loco remolino
    voy del viento a la corriente.
    Y a usted, verdad redentora,
    casi le ocurre otro tanto
    también la traen ahora,
    inmersa en un desencanto
    que escasa esperanza añora.
    Y la señora mentira,
    por su antigüedad de empleo
    a ser de platilla aspira,
    y es muy justo su deseo
    si razonado se mira.
    Las teorías que esgrime,
    son reglas de plúmbeo
    no llega a lo sublime,
    pero es verdad todo eso
    aunque el alma nos lastime.
    Su apelación es tajante,
    la realidad lo comprueba
    para que más comprobante,
    que el ver como hoy se sella
    la mentira, por delante.
    Hay que tenderle la mano,
    es un útil elemento
    que más tarde o más temprano,
    al más insólito invento
    tendrá un éxito rayano.
    Conjugando atentamente,
    el pasado y el presente
    nuestro inmediato futuro,
    aunque algo más oscuro
    será mas inteligente.
    Tienen que llegarse a unir,
    mentira y verdad por norma
    al quererla dividir,
    hoy no se encuentra la forma
    de poderlas distinguir.
    Ni hay mentirosa verdad,
    ni verdadera mentira
    ni real realidad,
    ni humana es la humanidad
    que en este circulo gira.
    Para ti, verdad es triste,
    el fallo de la razón
    lo que fui y lo que fuiste,
    es un ritual que existe
    como una ciencia ficción.

    Estos versos los hizo el Poeta Sancho allá por los años 70 que bien le vendría algunos políticos para que sacaran algunas conclusiones.

  26. José Sancho Sierrael 23 Feb 2011 a las 14:10

    No se si los hijos de Ana Sancho Rodríguez han tenido la oportunidad de ver a su tito el poeta Sancho elblogrisco.es ya que son natural de la Puebla de Cazalla.

    Un abraso para todos de su primo José Sancho Sierra.

  27. José Sancho Sierrael 23 Feb 2011 a las 13:57

    MI PRIMERA COMUNIO.

    Yo hice con la pobreza,
    mi primera comunión
    !Bendita mi vocación,
    que termina como empieza!.

    Fuí mayor miembro de una,
    prole, pobre y numerosa,
    vetado por la fortuna,
    esa hada caprichosa.

    Era un simple porquerillo,
    para la cual no servía
    que por algo muy sencillo,
    en la casa serlo urgía.

    Con un chaquetón de pana,
    que me transferió mi abuelo
    recibía el fresco baño,
    que me regalaba el cielo.

    Tanto líquido absorbía,
    el antiguo paño aquél
    cuyo peso se crecía,
    hasta no poder con él.

    Cógabalo en una rama,
    para que algo escurriera
    en un silencioso drema
    que recordar no quisiera.

    Los al pargates de esparto,
    se emborrachaban más y más
    y adheridos al asfalto,
    se me quedaban detrás.

    Alguna parcela seca,
    buscaba intuitivo
    en la palismosa hueca,
    de algún centenario olivo.

    No era allí, cosa extraña,
    el tenerse que enfrentar
    con el ciempiés o la araña,
    propietario del local.

    Los cerdos aprovechaban,
    mi natural desconcierto
    y sementeras buscaban,
    hacía el pueblo a campo abierto.

    Con una puerca preñada,
    y un lechón patiquebrado
    temeroso a la llegada,
    ponía rumbo al poblado.

    Ya un guarda rural tacaño,
    de aquelos de placa en pecho
    había cursado el daño,
    que los cerdos habián hecho.

    Mi pobre abuela tan buena,
    con su bondad, me absobía
    de la temida condena,
    que pienso, no merecía.

    En el umbral me sentaba,
    no sé en qué pensando fijo
    y un chico antes mí pasaba,
    que del alcalde era hijo.

    Con los libros bajo el brazo,
    que de la escuela venía
    y el corazón a pedazos,
    al suelo se me caía.

    Y en onírica quimera,
    y casi odiando a mi padre
    me decía! quien pudiera,
    ser el hijo del alcalde.

    Pero desterrando aquel,
    pensamiento tan mezquino
    refugiábame en el,
    para iso de mi sino.

    Y sin ambición niguna,
    con clara creistiana idea
    he coseguido que sea,
    la pobreza mi fortuna.

    José Sancho Rodríguez.

  28. TRINYel 02 Feb 2011 a las 22:05

    poetasancho.blogspot.com

    Este es ujn blog del abuelo que lleva mi padre, se pueden vwer mas fotos y poesias.
    Un saludo Triny

  29. José Sancho Sierrael 31 Ene 2011 a las 20:02

    Hola sobrino Antono, soy tu tito José, llevo leido varios cápitulos de la hitoria de tu vida, y no puedo mas que felicitarte por lo bien construida que narras en tus capítulos, ya que a si era la vida aquella que te tocò de vivir, como a otros tantos mas que lo llevan en su alma encerrado. Un abraso fuerte para ti y los tuyos.

  30. TRINYel 29 Ene 2011 a las 23:51

    Mari Carmen escribeme a mi correo. Un beso

  31. maria del carmen sancho sanchoel 26 Ene 2011 a las 0:46

    me ha dado mucha alegria vuestras palabras ahora cada vez qe puedo entro en el bloc y leo muchas de eseas poesias me gusta mucho esa qe le dedico a su mujer y muchas mas me alegro qe por lo menos podamos tener algun contacto aunqe sea por aqui muchos besitos a todos

  32. triny sanchoel 22 Ene 2011 a las 20:32

    Hola Mari Carmen aqui te pongo mi correo, que te voy a mandar otras fotos de los abuelos.
    Yo si vivi con mis abuelos, en temporada de vacaciones,a mi abuela la adoraba, todavia me duele el alma cuando pienso en ella.
    Mi abuelo, lo admiraba, era diferente a todos, recuerdo las reuniones en su casa y yo escondida, pero cuando preguntaba nunca me contó nada.
    Yo siempre los besaba para dormir y el decia que “”tantos besos “” pero cuando no lo hacia le decia a mi abuela que si pasaba algo.
    Recuerdo la bronca que me hecho mi padre, cuando una vez yo presumia de tener un abuelo rojo !!! mi padre era guardia civil!!! aunque él tambien lo es, en cuanto se jubilo se hizo militante del partido socialista.

    Un saludo a todos Triny
    dirtidan@ono.com

  33. José Sancho Sierrael 21 Ene 2011 a las 13:28

    José Sancho Sierra Mari Carmen Sancho Sancho, me he llevado una alegría cuando he leido en el Blog Foro de la Puebla de Cazalla (Sevilla) estas palabras de cariño hacia tus abuelos José y Trinidad, el que como dices no tuvites la suerte de conocer pero si puedo decirte que si lo deseas puedes leer en este Blog. muchas de las poesias que yo pongo para todos los lectores y amantes a ellas. Y tambien puedes leer o comprar la novela que un primo hermano tuyo hijo de Antonia Sancho Sierra tiene puesta en venta en este mismo foro. Un abraso de tu tito José.

  34. maria del carmen sancho sanchoel 20 Ene 2011 a las 1:00

    Cuando mi padre Miguel Sancho Sierra me dijo que si queria leer aqullas letras tan bonitas que escribia mi abuelo no podia imaginar todo lo que he visto,mi abuelo al que no tuve oportunidad de conocer y tanto me hubiera gustado y su mujer mi abuela ahora han echo posible que pueda saber mas de el gracias

  35. José Sancho Sierrael 19 Ene 2011 a las 14:08

    De sorpresa me ha cogido, al ver la publicación de una novela escrita por mi sobrino Antonio Morato Sancho de sus vida desde niño que no fue la mejor por los tiempos de aquella época por lo que llevo leido me parece que esta muy bien narrada y distraida esas memorisa que jamas se olvidan. Un saludo para todas esas personas que visitan en el Norisco al Poeta Sancho, y que poco a poco le iré poniendo muchas poesias para que las puedan leer aquellos que lo deseen.

    José Sancho Sierra.

  36. Antoñeleel 17 Ene 2011 a las 19:33

    José, gracias por compartir estos versos no se si inéditos o no del poeta Sancho, me gustaría que explicases el trasfondo social que se refleja en el poema y en la medida de lo posible que aclarases el episodio de todo esto, por un lado me parece ver aspectos anteriores a los años 60-70 y por otro lado se menciona la emigración a Barcelona.

    Saludos, gracias y animar a Tony, el nieto de Sancho.

  37. José Sancho Sierrael 17 Ene 2011 a las 14:25

    Estos versos fuero hecho cuando la finca El Pinarejo o Fontanar, termino Municipal de Puebla de Cazalla estaba arrendada en parcelas a muchos campesinos que con sus rentas pagaban y Vivian dignamente en aquella época de ahí el Poeta Sancho hace estas estrofas dedicadas a ( vida rotas)

    V I D A S R O T A S

    Ante esta choza quemada,
    siempre acude a mi memoria
    una ignominiosa historia,
    tan triste como ignorada
    en mi mente está grabada,
    la tragedia inadvertida,
    que esta mansión destruida
    hace poco que vivió
    y que a tres seres hirió
    todos de mortal herida.
    Estos negros paredones,
    cubiertos de jaramagos
    son pregoneros estragos,
    de inhumanas ambiciones,
    unos ilustres varones,
    los mandaron a quemar
    después de desahuciar
    por la tremebunda Ley,
    a quien igual que a su Rey,
    debieron de respetar.
    Un honrado campesino,
    en esta choza vivía
    llevando con la alegría,
    la gran cruz de su destino
    convirtió en carbón el pino
    y en nitrógeno el romero,
    e implorando al usurero,
    como harapiento mendigo,
    produjo el dorado trigo,
    que nunca fue a su granero.
    Sembró árboles frutales,
    que cultivaba su esposa
    y Alicia su hija hermosa,
    también plantó sus rosales
    aquí se hacían portales
    por las Pascuas Navideñas,
    y la familia risueña,
    imploraba al Mesías
    solo el pan de cada día,
    esa limosna pequeña.
    Con el sombrero en la mano,
    al señoríto llegaba
    y puntual liquidaban,
    la renta cada verano
    pero todo fue en vano,
    el soberbio caballero
    despreciándole el dinero
    y con fuero omnipotente
    mandó judicialmente
    el ultimátum postrero.
    Los bártulos del labriego,
    al exterior se arrojaron
    sin muchos que resultaron,
    calcinados por el fuego,
    no dedolé desde luego
    mas consuelo que llorar,
    mas tuvieron que sacar
    las lágrimas de momento,
    y buscar otro aposento,
    donde poderse albergar.
    Era algo emocionante,
    la vivienda crepitaba
    y la familia lloraba,
    con descompuesto semblante,
    la tromba serpenteante
    de humo al cielo subía
    y a los Dioses parecía
    que demandaba clemencia,
    sobre la única sentencia
    que aquel siniestro cumplía.
    Pernoctando a la Luna,
    sobre el acervo de enseres
    comprendieron los poderes,
    que el hombre de la fortuna
    ya no quedaba ninguna
    perspectiva de esperanza,
    solo allá por lontananza,
    veías en la neblina,
    la infalible ley divina,
    que a la tierra nunca alcanza.
    Y como aquel que abandona,
    la obra que supo hacer
    y sin donde ir saber,
    marcharon a Barcelona.
    allá donde se amontona,
    el vicio con la virtud
    fueron a dar con su cruz,
    tres seres desorientados,
    y en sus tinieblas guiados
    por la mas incierta luz.
    Pronto la núbil Alicia,
    vio de eclipsarse su estrella
    y de perpetrarse en ella,
    la más horrenda injusticia
    fue la víctima propicia
    de la flecha de Cupido,
    aquel corazón dormido,
    sobre un trono Celestial,
    fue por un amor fatal
    al báratro conducido.
    Y la campesina hermosa,
    que nació para ser buena
    no pudo con su cadena,
    ser madre, sin ser esposa
    descansa en la común foso,
    gloria de los pecadores
    si entre trigales y flores,
    viviendo hubiera seguido
    otro pudiera haber sido,
    el fruto de sus amores.
    Pero así, será la vida,
    mientras así sea el hombre
    aunque a él, nada le asombre
    su obra está ensombrecida,
    ley es de todos sabida
    que el hombre lleva consigo,
    el providencial castigo
    que merece su egoísmo
    y le hace de sí mismo,
    el mas temible enemigo.
    Su padre en un accidente,
    evidente resultó
    la anciana madre ingresó,
    en un asilo demente
    quizás el Omnipotente,
    no halló remedio mejor,
    para calmar el dolor
    de la venerable anciana,
    que al alba de la mañana
    esperaba en su labor.
    Dice que el esposo Juan,
    ha ido a ver los peguales
    Alicia a ver sus rosales
    y que pronto volverán,
    pero aquí tan solo están
    grabadas por esta cotas,
    del triste e infructuoso,
    llanto misericordioso
    de aquellas tres vidas rotas.

    José Sancho Rodríguez

    ,

  38. tonyel 30 Dic 2010 a las 18:38

    Soy nieto del poeta. Emigrado de Villanueva a la Puebla, después a Ibiza, de aquí a Escocia… y un montón de sitios más.

    He escrito antes en ingés pero, ahora he acabado mi primera novela que se desarrolla en Villanueva.

    Si os interesa hechar un vistazo (se puede leer gratis) aquí tienes la dirección:

    http://resplandor.musica.tc

    tony@sonykar.com

  39. José Sancho Sierrael 17 Dic 2010 a las 11:37

    Cuando los vecinos del pueblo observaban cualquier cosilla un poco fuera de serie, nunca faltaba algún amigo para comentárselo al Poeta Sancho, de ahí vienen estas décimas referente a la Capacha de “El Manano”

    La Capacha

    La mas enorme quincana,
    que se cuelga un ser humano
    la saca Macho El manano,
    colgada cada mañana,
    construidas con palmas vanas,
    no lo tomen por alarma
    catorce cargas de palmas
    él, y su Manuel cortaron
    y muy pocas le sobraron
    nos dice con mucha calma.

    Más derecho que un garrote,
    se venia conservando
    pero se está doblando
    de cargarse el armas trote,
    además, en el cogote
    le ha hecho una (matadura),
    y el médico le ha segura
    que si no se pone un rollo
    la capacha lo hecha al hoyo
    y su mal no tiene cura.

    Su hijo Manuel se marcha,
    a trabajar sin comer
    mucho mejor que tener
    que colgarse la capacha
    para él, no tiene tacha
    el llevarla no le apena,
    es una capacha buena
    que aunque la gente se ría,

    hacia el campo va vacía,
    y hacia el pueblo viene llena.

    Cuentan que salió este año,
    a buscar un guiso de setas
    por la múltiples caletas
    que conoce desde antaño,
    y cuando hizo el apaño
    fatigoso regresó,
    y anque cortarle llegó
    a su casa gran trabajo,
    postre para el agasajo
    del estuche que sacó.

    De naranjas “zarazonatas”
    veinte docenas traia
    seis arrobas de batatas
    veinte de melocotones
    y de pimientos morrones
    colgó mas de treinta matas
    y la mayor mercancía,
    eran peros y granadas
    que si arrobas van gastadas
    mas le quedan todavía.

    Yo no encuentro salvación,
    por todos estos lugares
    para los pocos habares,
    que se escapan del ponpon,
    como este peatón
    por la Ley no se corrija
    donde llene su vasija
    no cogen ni la simiente
    y hasta la fecha presente
    la veleta sigue fija.

    José Sancho Rodríguez.

  40. José Sancho Sierrael 02 Dic 2010 a las 19:56

    Estos verso fueron hecho por la causa que en dos días le pusieron dos denuncias la G.C. cuando pastaba en los caminos dos cerdos. el Porquero era su hijo José.

    A vosotros me dirijo,
    con el debido respeto
    aunque creais a lo fijo,
    que soy un mal sujeto.

    El caso que me rodea,
    a pocos hombres le ocurre
    es cosa que me mosquea,
    y al mismo tiempo me aburre.

    Fiado a Pepe Palacía,
    le he comprado dos lechones
    que ocupan menos espacio,
    que si fueran dos ratones.

    Este par de animalitos,
    quizás tendrán mala estrella
    hay que comerselos fritos,
    para terminar con ella.

    Tres denuncias a su cargo,
    se encuentran en el tintero
    lo que no vale el embargo,
    ni el atajo ni el porquero.

    Ásí la cuenta está clara,
    me presento voluntario
    y le ofresco la piara,
    para el Señor Secretatario.

    Tres Lechones José Sancho Rodríguez

  41. JOsé Sancho Pérezel 12 Nov 2010 a las 11:43

    Estimados amigos de La puebla

    Aqui os dedico seguro que con su conformidad una poesia d emi tio que el escrbio asu mujer cuando eran muy jovenes y empiueza asi:

    PONLE YA MI DIRECCIÓN

    Cuando esta carta escribí,
    sin nombre ni direccioón
    te revelo el corazón
    que se escribio para ti

    La carta decia asi:
    niña de los ojos bellos
    adolcete de mi
    y no me mires así

    Me deslumbra tu mirada
    en tan insolito grado
    que me extasías como un hada
    y quedo petrificado
    Niña flor de alga marina,
    qu en el fondo del mar creces
    cimbreante clavellina
    qu el viento besa y la mece.

    Por sere tan niña no sabes
    que eres encantadora
    y que tu mmirar suave
    tiene misterio de aurora.

    te anticipo que erá
    por tus saudades inquieta,
    una efigie que detras
    llevara siemore un poeta

    Ese poeta perjuro
    que d eseguirte juró,
    por la gloria del futuro
    tan solo puedo ser yo

    Porque tu eres chiquilla
    causa que los trovadores,
    por las ciudades y villas
    canten poemas de amores

    Por eso te llamo asi
    niña de lso ojos bellos,
    adolcete de mi
    y no me mires con ellos
    Cuando la carta leiste
    me abrazaste de emoción,
    y al oido me dijiste:
    PONLE YA MI DIRECCIÓN
    eN TU RECUERDO JOSE
    CANTAMOS POS SEVILLANAS
    Y TU NO PUEDE VENIR
    LA POESIA TE LLAMA

  42. José Sancho Sierrael 29 Oct 2010 a las 20:36

    Cro que esta poesía del perro ilustre le tiene que gustar a muchos amantes de la poesía, este perro lamado (Aguacero) en aquella época Sancho no podia pagar la vacuna pero en estos versos habla Aguacero pidiendole un permiso al selentisimo Ayuntamiento, dice a si.

    A quien sea el encargado,
    de hacer estas perrerias
    con el respeto adecuado,
    me dirigo en este día.
    Aunque resulta pequeño,
    el nuevo alvitrio perral
    ahora dice mi dueño,
    que no lo puede pagar.
    Por mi nombre se lo juro,
    que me cuesta una quincena
    para salir del apuro,
    y librarme de esta pena.
    Aunque tengo mal sonido,
    y me encuentro pregonado
    yo nunca a nadie he mordidoy casi nunca he ladrado.
    Yo le juro por los palos,
    que cada día me dan
    que no soy de los mas malos,
    si me echaran algún pan.
    Pero mi dueño no amasa,
    y como todo el que roba
    si no me da las tenazas,
    me da el mango de la escoba.
    He cobrado ya tal fama,
    que al verme dicen (alerta)
    si no la moza es el ama,
    me prepara la entrepuerta.
    Y entre la puerta y el quicio,
    le dan a uno un consejo
    que hay que dejar el oficio,
    o dejarse allí el pellejo.
    Por esta causa maldita,
    desde que pasó el verano
    no hago mas que una visita,
    por la mañana temprano.
    y aunque es hora inoportuna,
    hace uno el recorrido
    hay que tirarse en ayunas,
    al campo como un bandido.
    Hay que tender el olfato,
    y dar provisionalmente
    con la gallina o el gato,
    que es la presa mas corriente.
    Hay que ir sin punto fijo,
    hay que ir sin punto cierto
    y de cortijo en cortijo,
    buascando algún alimento.
    Y si se encuentra un botín,
    hay muchas contradiciones
    nunca faltará un mastín,
    que dé buenos revolcones.
    De esta forma es la que pasa,
    se corrompe el intestino
    y por la noche en la casa,
    el olor no es el màs fino.
    Aunque sufrido es mi dueño,
    como nunca está tranquilo
    tiene preparado un leño,
    por si acaso me escarrilo.
    Esta es una vida perrá,
    que a simple vista se advierte
    aunque se yerra,
    se aprecia mas que la muerte.
    La otra mañana salí,
    y rapiñé una tostada
    pero al otro día fui,
    vuctima de una emboscada.
    Conmigo se llevó a cabo,
    una hazaña criminal
    asi me teneis que el rabo,
    no lo puedo enderezar.
    Pero en fin cosa de leña,
    todo queda en las costillas
    lo malo es que usted se empeñe,
    en echarme una bolilla.
    Es bastante doloroso,
    de que yo muera envenenado
    pues mas siendo tan provechoso,
    como lo tengo probado.
    En un pueblo como este,
    qque si no fuera por mí
    no podrián con el peste,
    estar setados aquí.
    Y lo itil que le soy,
    a mujer poco hacendosa
    siempre que a su casa voy,
    he de hacerle alguna cosa.
    Limpio el plato y la sarten,
    el perol, la cacerola
    y miro la ola tambien,
    cuando la casa está sola.
    Y si se ensucia el chiquillo,
    ella misma me porfia
    pues le saco al suelo brillo,
    quitando la porquería.
    conque mire lo que hace,
    el que sea el encargado
    que un animal de mi clase,
    debe ser respetado.
    Lea usted atento mi escrito,
    y le daré gracias misl
    del plazo que solicito,
    hasta el catorce de Abril.

    José Sancho Rodriguez.

  43. José sanchoel 11 Oct 2010 a las 21:57

    Hola Primo yo no he heredado nada de poeta pero si que me siento totalmente orgulloso que mi segundo pueblo del que me siento cada vez mas aarraigado y orgulloso de ser morisco yo tambien, haya admitido con tanto cariño y admiracion la obra de tu padre de verdad que me pone los vellos de punta ver como los moriscos le respetan y sienten su obra desde mi sentimiento de Sancho les doy las gracias a todos sobre todo a este blogmorisco que tanto hace por divulgar su obra gracias paisanos moriscos

    José Sancho Perez

  44. Sancho Sierra Joséel 10 Ago 2010 a las 11:27

    UN SEMINARISTA.

    Celebro que seas listo,
    Y sientas gran vocación,
    Por esa Santa legión
    De servidores de Cristo,
    Pues en ti tengo previsto,
    Un certero sembrador,
    De la semilla de amor
    Propagada a la doctrina
    Por las palabras divinas
    Del supremo Redentor.

    Sigue sencillo la senda,
    De aquellos santos doctores
    Propagandistas de amores,
    Adversos a la contienda,
    De Pío, once la ofrenda,
    Se puede tomar idea
    En la gran guerra europea
    Cuando ofreciendo su vida,
    Quiso remediar la herida,
    De aquella ruda pelea.

    También en la actualidad,
    El Pontífice Romano
    Con un corazón humano,
    Trabaja en pos de la paz,
    Mientras el mundo voraz
    Mutuamente se devora,
    Su humilde corazón llora,
    Y con un amor profundo
    Llama a los grandes del mundo,
    A una paz conciliadora.

    Y como auténtico cristiano,
    Cuando hoy contemplo el mundo
    Siento un dolor tan profundo,
    Que tiembla mi pobre mano,
    Y ante Cristo Soberano
    Inclino humilde la frente,
    Y en ese tono doliente,
    Con que habla el corazón,
    Le dirija esta oración,
    Sencilla y elocuente.

    ¿Oh?. Santísimo Nazareno,
    que en esa Cruz enclavado
    moriste crucificado,
    por no dejar de ser bueno,
    tú, que por el bien ajeno
    tanto supiste sufrir,
    y perdonar el morir
    a tú mayor enemigo,
    llévame al Cielo contigo,
    que del mundo quiero huir.

    Llévame con tigo al cielo,
    Con tigo a la eternidad
    Lejos de esta humanidad,
    Que se arrastra por el suelo,
    Que en el más trágico duelo,
    Mutuamente se devora
    Y en su obra destructora
    La jerarquía se engríe,
    Y matando canta y ríe
    La gran turba pecadora..

    Y antes el constante tronar,
    De la impecable metralla
    Suena una voz que no calla,
    Diciendo no matar,
    Y si pudieras bajar,
    Yo creo que bajarías
    Y que tú cuerpo pondrías
    Delante de los cañones,
    Y con tus santas razones
    Esta lucha acabaría..

    Pero tú palabra escrita,
    Se lee ya con franqueza
    En todas partes se reza,
    Pero en ninguna se imita;
    Tú, con bondad infinita
    Toda la tierra invadiste,
    Y en ara de ella extendiste
    Después de muerto tú velo
    Y a los dominios del Cielo
    A ser Soberano te fuiste.

    Y aunque tú bondad no cabe,
    En el corazón humano
    Aquí, tienes un cristiano,
    Que honrar tus palabras sabe
    Que en todo el momento grave,
    Pone el pensamiento en ellas
    Queriendo seguir tus huellas,
    En las noches solitarias,
    Elevando mis plegarias,
    Te busco entre las estrellas.

    Y a vosotros me dirijo,
    Seminaristas menores
    Siempre en vuestros profesores,
    Con el pensamiento fijo
    Estudiad con regocijo,
    Que la religión Cristiana,
    Es la madre que se afana,
    Por mitigar los dolores,
    Y apaciguar los rencores
    De la gran familia humana.

    Y auque se observa a simple vista,
    Que siempre la Santa Sede
    Hace mas de lo que puede,
    En la labor pacifista,
    Magnética obra encierra
    Y se esparce por la tierra,
    Atento al grito de alarma,
    Y es siempre el Iris, que calma,
    Las tempestades de guerra.

    En fin, la religión,
    Que enseña Cristo Jesús,
    La más esplendente luz
    Que ilumina el corazón,
    La que concede el perdón
    A todo castigo humano,
    Y constituye un arcano
    De misterio tan profundo
    Que será la ley del mundo,
    Y el mundo siempre Cristiano.

    Esta poesía fue hecha no recuerdo bien la fecha pero muchas personas mayores recordarán a los Benjuméas del Cortijo el Fontanar cuyo dueño fue el que le pagó los estudios de Sacerdote y donde tuvo la desgracia de morir tres años después, él le dijo a sus Profesores que tenia un tío Poeta y de hay son estos versos dedicados para ellos.

    Al Seminarista D. Manuel Sancho Cárdenas.

    José Sancho Rodríguez.

  45. Sancho Sierra Joséel 08 Ago 2010 a las 17:28

    Agradezco nuevamente a todos esas personas que de una forma u otra han conectado en el Foro El Morisco de la Puebla de Cazalla con el Poeta Sancho y no ha podido leer algunos poemas de lo que tiene en sus dos pequeños libros, yo con mucho gusto las iré poniendo en vuestro foropara el que le guste pueda leer sus poemas, lo que él, recibirá donde esté que eran sus deseos.

    Un saludo para todas esas personas de un pueblo tan bonito que
    es, La Puebla de Cazalla

  46. Sancho Sierra Joséel 17 Mar 2010 a las 14:01

    Un amigo le dedicó estos versos..

    Incansable trovador,
    de cadencioso rimar
    fuiste del pueblo la voz,
    templada al cálido Sol
    de una pasión singular.

    Tu poder de cautivar,
    conquistó la admiración
    de la mente popular,
    toda tu historia un cantar,
    toda tu vida un amor.

    D. Gabriel Montoro Santos.

    El Saucejo, abril 1.994

  47. Sancho Sierra Joséel 16 Mar 2010 a las 13:45

    A MI AMIGA LA SABIA DE MORÓN.

    Quién pudiera escalar el gran secreto,
    qque sustenta tu sabiduría
    y poder descifrar la clave un día,
    a que tan gran misterio está sujeto.

    Pero suele causar tanto recpeto,
    un saber, que ningún saber lo guía,
    que no puede contarse en poesía,
    ni se puede encerrar en un soneto.

    Es tu virtud, un natural proceso,
    que escapa a la ciencia y el pogreso,
    y sé autocircunda de misterio.

    La ciencia ni lo aprueba ni lo niega,
    y al mando del espíritu relega,
    el caso, sin querer tomalo en serio.

    José sancho Rodríguez.

  48. Sancho Sierra Joséel 15 Mar 2010 a las 14:41

    EL HORMIGUERO.

    Contemplaba yo un día un hormigero,
    insectillos sin Dios y sin cultura
    que de cercanas mieses con dulzura,
    ellas mismas colmaban su granero.

    Si una a otra se encuentran en sendero,
    y a la cual la jornada le es dura
    a prestarle su ayuda se apresura,
    demostrando un afecto verdadero.

    !Oh!, si así procedieran los humanos,
    dije yo barbuciente con tristeza
    no existieran tirados ni tiranos,
    y esta vida perdiera su tristeza.

    Pero ellos cultos, como nada dudan,
    ni se unen,ni se aman , ni se ayudan.

    Estos verso fueron hechos a la luz de un candí. por el año 1.948

    El Poete del Pueblo José Sancho Rodrígez.

  49. jose sancho perezel 04 Mar 2010 a las 18:08

    Hola a todoas y todas.
    Como vecino de la puebla y casi morisco ya por los años que hace que vivo aqui me es muy grato encontrar aqui en esta pagina una poesia de mmi tio” EL POETA” poeta sancho de villanueva quiero agradecer a quien lo halla puesto aqui y que me complace mucho que la gente d ela puebla le conozca
    un saludo para todos

Escribe un comentario

Normas de uso:
1. Esta es la opinión de los internautas, no de el blogmorisco.es
2. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
3. Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

*